Antiguo barrio judío de Valladolid

Hoy hablamos de historia, de una historia quizá desconocida. Valladolid tuvo dos juderías. La primera de ellas se ubicó al suroeste de la población en las calles del General Almirante y Especería, en el entorno del hoy conocido Mercado del Val. Esta comunidad, que tuvo cerca de ocho sinagogas, sufrió los conflictos políticos surgidos entre los reyes Pedro I de Castilla y su hermanastro Enrique II de Castilla. Y es que la guerra civil desencadenada no les favoreció: su defensor y protector, el rey Pedro, perdió. Así, los pocos judíos que quedaban en Valladolid, se trasladaron el 2 de enero de 1412 al barrio del Puente Mayor.

Fue justo ese día cuando acudieron al convento de los dominicos de San Pablo para pedirles una parte de terreno (que tenían en el nuevo barrio al que se habían trasladado) para fijar su judería. Los dominicos accedieron y la comunidad judía pudo instalar su aljama próxima a la iglesia de San Nicolás de Bari. Dicha porción de terreno abarcaba lo que en la actualidad son las calles de las Lecheras, de las Tahonas, del Pozo, Imperial, de Luis Rojo, de Isidro Polo, de la Paz y de la Sinagoga, y las plazuelas de Carranza y de los Ciegos. En la calle de la Sinagoga tuvieron su templo y de ahí su nombre.

Plaza de los Ciegos (Valladolid).

Expulsión de los judíos

A raíz del Edicto de Granada emitido por los Reyes Católicos en 1492, los judíos españoles se vieron ante la disyuntiva de la conversión forzada o de la expulsión. La corona pasó a ocupar todos los bienes que poseían, así como los solares de las casas que ocupaban y en ellos se levantó el Barrio Nuevo.

Convento de Santa Catalina de Siena

En el corazón de la antigua judería y en una de las calles más tranquilas y bonitas de la ciudad se encuentra el Convento de Santa Catalina de Siena. Fue fundado en el año 1488 por Doña Elvira Benavides y Manrique y vio crecer junto a sus muros el antiguo barrio judío de Valladolid. El edificio se creó con el fin de acoger a las novicias de las familias nobles.

Las religiosas dominicanas que vivían en el edificio se trasladaron en 2009 al convento del Corpus Christi en el Prado de la Magdalena. El deterioro del edificio era insalvable y se corría riesgo. Las obras artísticas fueron reubicadas con los dominicos de Valladolid en la iglesia de San Pablo.​

Convento de Santa Catalina de Siena. 1996. Imagen: Luis Laforga.
Convento de Santa Catalina de Siena en la actualidad.

Muy próxima a este barrio se encuentra la plaza del Viejo Coso. Otra joya de la ciudad y uno de los rincones más escondidos para turistas y para muchos vallisoletanos. ¡Quédate con todo lo que te contamos, prepara tu ruta y disfruta de un paseo conociendo (o reconociendo) nuevos lugares!