La historia del Hotel Roma

¿Sabías que la historia del Hotel Roma de Valladolid se remonta a 1909? Hace unos días conocimos los avances sobre la noticia de su próximo derribo para construir una edificación más contemporánea y adaptada a las necesidades hoteleras de nuestros días. Desde La Pregonera os invitamos a pasaros estos días por allí, por el número 8 de la calle Héroes de Alcántara (Antigua Calle Santander), para contemplar un segundo su historia, antes de que sus reconocibles paredes blancas y su estructura geométrica cambien para siempre.

Uno de los más antiguos de la ciudad

Junto al Hotel Imperial, ubicado en la calle Peso número 4, el Hotel Roma se alza en Valladolid como uno de los hoteles más antiguos que tenemos. Su historia se remonta a 1909, año en el que abrió sus puertas. Aunque hay alguna referencia que coloca su inauguración en torno a 1898. No fue hasta 1921 cuando pasó a ser gestionado por la Familia Lasa, actual propietaria.

Para entender la importancia de la historia del Hotel Roma hay que pensar en el funcionamiento de la vida social de la época. Los hoteles en el siglo XX eran uno de los espacios en los que se desarrollaba la vida social de alto nivel. Las celebraciones, los banquetes o las comidas, como las que hoy hacemos en un buen restaurante, eran acogidas por estos espacios. Los hoteles eran uno de los principales escenarios de la vida social y cultural.

En esos años en los que apareció el hotel que nos ocupa, también surgieron otros que no han llegado a nuestros días, como el Hotel de France en Teresa Gil, el Hostal Florido en María de Molina, el Hotel Inglaterra en la Plaza de Santa Ana o el Hotel Moderno en la Plaza Mayor. De este último hemos leído, que trajo como novedad habitaciones con baño. A diferencia de lo que era común en la época, tener baños comunes en los pasillos del inmueble.

La historia del Hotel Roma unida al deporte

El primer gimnasio de Valladolid data de 1844. Era el ‘Círculo de Literatura’ en el que enseñaban esgrima y gimnasia. Desde entonces surgieron otros centros dedicados a la cultura física, como el ‘Jardín Mabille’, que también incluía baile o el ‘The Arms & Cycle Sport’. Pero el Hotel Roma fue el primero de la ciudad en incluir un gimnasio en sus instalaciones. Este gimnasio fue construido sobre el Café de Moka, que la Fundación Joaquín Díaz recoge con esta descripción:

Hasta 1840. En 1870 cambia de propietario la empresa. Se servían a cualquier hora almuerzos de cuatro platos. En un momento dado, en 1870, sale un anuncio en el que se vende el edificio: “Se vende el edificio donde está el gran café lírico de Moka, en el que hay grandes locales, fonda, pastelería, casino, pozos de nieve, galería fotográfica, etc…”

El ‘Gimnasio Médico y Ortopédico’ del Hotel Roma, como se llamaba, tenía horarios diferentes para hombres, mujeres y niños. Su coste ascendía a dos reales. Este establecimiento marcó una época y fue un referente en la ciudad.